lunes, 31 de agosto de 2009

Qué haria yo sin ellos???




Vale.... que dormimos menos que los murciélagos de noche, que estamos más ocupados que en la oficina del INEM, que nuestra vida en pareja tiene menos fuerza que el estornudo de un microbio,que el más difícil todavía es posible cuando nos ponemos a hacer el mono para arrancar una sonrisa, que la hora de la cena/comida/merienda es lo más parecido a la tercera guerra mundial, que educar es mucho más difícil que aprobar los finales de examen, que la economía familiar se convierte en un vía crucis (en cada estación te arrodillas y lloras,sobre todo en septiembre y enero!!!!), que cuando sales por la noche (o sea, casi nunca) cuando miras el reloj no marca las horas sino un taxímetro que calcula cuánto llevas gastado en canguro, que mantener una conversación de más de tres minutos sin interrupciones de gritos y llantos es más difícil que te toque el gordo de la primitiva, que al final del día estamos más quemados que el cenicero de un bingo, que los niños lloran más que viendo marco el italiano(es que yo soy muy antigua), que pasamos más tiempo en el pediatra/urgencias del que se empleó en construir el metro en sevilla y que nuestros peques tienen más cuento que caperucita. Pues con todo y con eso, NO LOS CAMBIO POR NADA. Todo esto viene al caso de una de mis amigas, embarazada en este momento, que después de contarle día sí y otro también mi vida decía que le estaba dando un poco de miedo esto de la maternidad. Pero se me había olvidado añadir lo más importante: estos peques que por la noche se transforman en monstruos, que nos tienen toda el día de cabeza y que dan un vuelco a tu vida que ni un terremoto de 9,9 en la escala de Reichter, no me pueden hacer más feliz.

2 comentarios:

ELena dijo...

me ha hecho gracia los dados y me ha salido este comentario. es muy bueno tersina yo creo que hay cosas que no se pueden racionalizar y una de ellas es tener hijos. besos me voy a dormir

tersina dijo...

Estoy de acuerdo contigo!!!!...besos!!!